SOLERAS PARA SUELO RADIANTE.

Cada proyecto necesita una solución concreta y no podemos generalizar, pero en el caso de las soleras es un factor muy importante a la hora de decidirnos por un suelo radiante, o como he oido en varias ocasiones, una climatización invisible (en el caso de que también funcione con frío).

Hoy propongo nuestra pequeña aportación en estas líneas, no todas las soleras se comportan del mismo modo, y no debería tomarse a la ligera esta decisión, puesto que al final redunda en un gasto constante en el mantenimiento energético de la climatización. Las soleras que se colocan para proteger el suelo radiante no deben tener una gran inercia térmica, no siempre ganar inercia es la solución óptima. Los suelos radiantes transmiten (por agua)  el calor a baja temperatura y el arranque inicial, (superar esa inercia) supone una puesta en marcha de varias horas, de hecho se recomienda encender la calefacción unos días antes en otoño de que comience realmente el frío.

Necesitamos que el calor del suelo se transmita rápidamente a la estancia, al utilizar la anhidrita dentro de las soleras, nos permite llegar a un alto nivel de confort más rápido, las soleras fluidas permiten  al extenderse de forma muy compacta y eliminamos cualquier tipo de bolsas de aire, manteniendo la misma cantidad de calor a lo largo de toda la superficie. Sin embargo, la utilización de estas soleras debe llevar la información, que los periodos de secado son mucho más largos, es importante informar de este dato, porque dependiendo del material que vaya a ser colocado encima, pueden tener tiempos de espera excesivamente largos.

Los materiales a utilizar en el revestimiento final también condicionaran el comportamiento del suelo; todo aquello que genere cámaras de aire o tenga incorporado aislamientos será perjudicial para la transmisión de calor, los materiales que se contraigan y se dilaten como la madera y con baja transmitancia tendrá envejecimientos prematuros y mayores costes de mantenimiento energético.

Los sistemas que funcionan a baja temperatura son mucho más eficientes desde el punto de vista energético, pero requieren de una constancia en su funcionamiento, tenemos que educar en el uso eficiente de los mismos, no podemos quitar la calefacción cuando vamos a trabajar e intentar caldear el ambiente a partir de nuestra llegada. Es necesario mantener una temperatura constante por ejemplo, de 18 grados y subirla a 20 ó 21 grados cuando llegamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s